VIAJE PAÍSES BÁLTICOS-SAN PETERSBURGO–MOSCÚ TODO INCLUIDO | Lusoviajes

Tour 15 dias PAISES BÁLTICOS a SAN PETERSBURGO y MOSCÚ TODO INCLUIDO Verano 2020

Oferta de viaje a Lituania  |  Ver Información sobre Lituania


15 días - 14 noches

  • Circuito 15 dias en AUTOCAR y TREN por PAÍSES BÁLTICOS-SAN PETERSBURGO–MOSCÚ con TODO INCLUIDO 

Información completa

Resumido

DÍA 1 / DOMINGO: VILNIUS (LLEGADA)

  • Llegada a Vilnius
  • Traslado al hotel
  • Alojamiento
DÍA 2 / LUNES: Vilnius – Trakai - Vilnius
  • Desayuno en el hotel
  • Visita panorámica de Vilnius
  • Visita de la iglesia de los Santos Pedro y Pablo
  • Visita de la Catedral de Vilnius
  • Visita de la Universidad
  • Visita de la iglesia católica de San Juan
  • Visita de la «República de Uzupis»
  • Almuerzo
  • Visita panorámica de Trakai
  • Visita del castillo de la isla de Trakai
  • Regreso a Vilnius
  • Cena en el hotel
DÍA 3 / Martes: Vilnius - Kaunas – Siauliai – Rundale - Riga
  • Desayuno en el hotel
  • Visita panorámica de Kaunas
  • Almuerzo
  • Visita de la «Colina de las Cruces» en Siauliai
  • Visita del Palacio de Rundale
  • Salida hacia Riga
  • Alojamiento en el hotel y cena
DÍA 4 / Miércoles: Riga
  • Desayuno en el hotel
  • Visita del Mercado Central de Riga
  • Visita panorámica de Riga
  • Visita del Domo (Catedral luterana de Riga)
  • Visita de la Iglesia de San Pedro
  • Almuerzo
  • Visita del barrio Art Nouveau de Riga
  • Visita de Júrmala
  • Cena en el hotel
DÍA 5 / Jueves: Riga – Sigulda – Turaida – Gutmanis - Parnu - Tallin
  • Desayuno en el hotel
  • Parque Nacional del Valle del Gauja
  • Visita panorámica de Sigulda
  • Visita de Turaida
  • Visita de la Gruta de Gutmanis
  • Almuerzo
  • Breve visita panorámica de Parnu
  • Salida hacia Tallin
  • Cena y alojamiento en el hotel
DÍA 6 / Viernes: Tallin
  • Desayuno en el hotel
  • Visita panorámica de Tallin
  • Visita de la catedral ortodoxa Alexander Nevsky
  • Visita de la catedral luterana de Santa Maria
  • Almuerzo
  • Visita del Museo Etnográfico al aire libre «Rocca–al-Mare»
  • Cena en el hotel
DÍA 7 / Sábado: Tallin
  • Desayuno en el hotel
  • Día libre
En opción:
Excursión a Helsinki
  • Almuerzo
  • Cena en el hotel
DÍA 8 / Domingo: Tallin – SAN PETERSBURGO
  • Desayuno en el hotel
  • Traslado a San Petersburgo en autobús
  • Llegada a San Petersburgo
  • Traslado al hotel
  • Alojamiento
  • Almuerzo tardío en el hotel
  • Cena en el hotel
DÍA 9 / lunes: SAN PETERSBURGO
  • Desayuno en el hotel
  • Visita panorámica completa de San Petersburgo
  • Visita de la Catedral de San Nicolás de los Marinos
  • Pequeño paseo por el barrio de Dostoievski
  • Visita del Mercado Kuznechny
  • Visita exterior de acorazado “Aurora”
  • Visita exterior de la Cabaña de Pedro el Grande
  • Visita de la Fortaleza de Pedro y Pablo con su catedral, panteón de los zares Románov
  • Almuerzo
  • Tiempo libre
  • Cena en el hotel
DÍA 10 / MARTES: SAN PETERSBURGO
  • Desayuno en el hotel
  • Mañana libre
  • Almuerzo
  • Visita del Museo del Hermitage
  • Cena en el hotel
DÍA 11 / MIÉRCOLES: SAN PETERSBURGO - MOSCÚ
  • Desayuno en el hotel
  • Check-out y salida del hotel
  • Excursión a Pavlovsk y visita de su Palacio y su parque
  • Visita de los jardines de Pushkin y vista exterior del Palacio de Catalina
  • Almuerzo
  • Traslado a la estación de ferrocarril
  • Salida a Moscú en tren diurno de alta velocidad
  • Llegada a Moscú
  • Traslado al hotel y alojamiento
  • Cena tipo picnic
DÍA 12 / Jueves: Moscú
  • Desayuno en el hotel
  • Visita panorámica completa de Moscú
  • Pequeña degustación de vodka
  • Visita del Monasterio de Novodévichi y su célebre “Lago de los Cisnes”
  • Almuerzo
  • Visita del Metro de Moscú
  • Traslado al hotel
  • Cena en el hotel
DÍA 13 / Viernes: Moscú
  • Desayuno en el hotel
  • Visita del Kremlin con sus catedrales
  • Almuerzo
  • Visita de la Galería Tretiakov
  • Cena en el hotel
DÍA 14 / Sábado: Serguiev Posad – IZMÁILOVO - o EXTENSIÓN Anillo de oro
  • Desayuno en el hotel
  • Excursión a Serguiev Posad, el “Vaticano Ruso”, y visita del Monasterio
  • Almuerzo
  • Visita de Izmáilovo y su célebre mercado
  • Cena en el hotel
En opción (solo ciertos sábados, consultar fechas):
Extensión «Anillo de Oro»


DÍA 15 / Domingo: Moscú (Salida)
  • Desayuno en el hotel
  • Traslado de salida al aeropuerto
IMPORTANTE:
  • En caso de haber menos de 20 pax, el traslado de Tallin a San Petersburgo se efectuará en autocares regulares de primera clase, sin acompañante.
  • En función del horario de dicho traslado, una de las comidas del día (desayuno, almuerzo o cena) podría darse en forma de picnic
  • Si no hubiese plazas en el tren de alta velocidad diurno, el traslado entre San Petersburgo y Moscú se realizaría en avión de línea regular.
  • En función del horario definitivo del tren diurno, una de las comidas del día (desayuno, almuerzo o cena) podría darse en forma de picnic.
  • El orden de las visitas del programa podría cambiar por razones operativas o en función de días de cierre de museos.
  • Los precios no incluyen los maleteros.

Incluye:

  • Alojamiento en el hotel de la categoría elegida.
  • Traslados y visitas según programa.
  • Transporte minibús/autocar climatizado.
  • Servicio de guías oficiales locales en español durante visitas y traslados entre ciudades.
  • Billete de tren diurno de alta velocidad San Petersburgo – Moscú.
  • 14 desayunos en el hotel, 13 almuerzos, 13 cenas.
  • Suplemento obligatorio handling fee (incluye gastos de invitación para visado y asistencia)

No Incluye:

  • EXTRAS
  • VUELOS


PROGRAMA DETALLADO



DÍA 1
/ Domingo: Vilnius (Llegada)
  • Llegada a Vilnius.
  • Traslado al hotel.
  • Alojamiento en el hotel.

DÍA 2
/ Lunes: Vilnius – Trakai – Vilnius

Visita panorámica de Vilnius. Vilnius es una auténtica joya barroca en un tesoro de diferentes estilos arquitectónicos. La ciudad antigua de Vilnius es una de las mayores de Europa, con más de 1500 edificios históricos. Sus fachadas pastel, elegantes iglesias y callecitas empedradas crean un ambiente único, romántico.
Vilnius, la capital de Lituania, es una pequeña ciudad, fácil de descubrir caminando por sus calles adoquinadas, sus patios secretos y sus majestuosas plazas. Fundada en 1323 por el Gran Duque Gediminas a orillas de los ríos Neris y Vilnia, durante siglos Vilnius ha sido cruce de caminos e importante centro de comercio en la zona del Báltico. Por ella han pasado los comerciantes de la Hansa y también los diferentes invasores que han ocupado el país a lo largo de su larga historia: alemanes, polacos, suecos, rusos… Vilnius fue también el cuartel general de los ejércitos franceses de Napoleón en su intento de invadir Rusia. Esa influencia multicultural ha dejado su impronta tanto en la arquitectura de la ciudad, donde hay fachadas góticas, renacentistas, barrocas y neoclásicas, como en la diversidad de sus iglesias. Las cúpulas bulbosas ortodoxas se alternan en el paisaje urbano con las altas flechas y columnatas de iglesias católicas y protestantes. El centro histórico de Vilnius ha sido declarado patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Vilnius ha sido asimismo Capital Europea de la Cultura en 2009. Vilnius es hoy una ciudad activa y moderna, con un ambiente joven, dinámico y lleno de vida. Aquí tiene su sede la universidad más importante de Lituania. A lo largo del año en Vilnius tienen lugar numerosas ferias, festivales y eventos culturales.
Nos dirigiremos en autocar a la iglesia de San Pedro y San Pablo y, posteriormente, a la Avenida Gediminas, que posee numerosos edificios Art Nouveau y en cuyo extremo se sitúa la Catedral de Vilnius con su imponente estampa neoclásica. Formaba parte del antiguo Complejo del Castillo de Vilnius, que formaban asimismo el Castillo Superior, el Castillo Inferior, el Palacio Real y el Arsenal. El conjunto estaba dominado por la Torre Gediminas, que se eleva en lo más alto de la Colina del Castillo, dominando la Ciudad Antigua. En nuestro paseo por el magnífico centro histórico podremos admirar el Palacio Presidencial, residencia oficial del Presidente de Lituania. Frente a él se alza la Universidad, la más antigua de los países bálticos, que visitaremos. En su patio interior se sitúa la iglesia católica de San Juan. Veremos a continuación a la iglesia de San Miguel, en estilo renacentista; la iglesia de Santa Ana, cuyos exteriores son los más bellos de Vilnius, la iglesia de San Francisco de Asís y San Bernardino y la catedral ortodoxa de la Asunción. Al otro lado del rio Vilnia está el barrio de artistas de Uzupis. Tras apreciar una vista panorámica de Vilnius cerca del Bastión de Artillería, entraremos de nuevo en la antigua ciudad amurallada por la Puerta de la Aurora. Pasaremos por la iglesia ortodoxa del Espíritu Santo y por la iglesia de San Casimiro antes de llegar a la Plaza del Ayuntamiento de Vilnius, un magnífico ejemplo de arquitectura neoclásica del siglo XVIII. Muy cerca se encuentran la antigua judería, la Sinagoga Coral, la iglesia ortodoxa de San Nicolás, y la iglesia católica de San Nicolás, la más antigua de Lituania.
Visita de la iglesia de los Santos Pedro y Pablo. La iglesia de San Pedro y San Pablo es un auténtico tesoro barroco, frecuentemente calificada como “Perla del Barroco”. Su construcción comenzó en 1668 por orden de Kazimierz Pac, Gran Hetman de Lituania, para conmemorar la liberación de la ciudad de los invasores rusos. Él fue enterrado en la iglesia con la leyenda “Aquí yace un pecador” inscrita sobre su tumba, que fue posteriormente destruida por un rayo. La decoración única de su interior impresiona al visitante: está decorado con más de 2000 estatuas y relieves de personajes bíblicos y héroes históricos. Esta opulencia decorativa no la encontraremos en ninguna otra iglesia de Vilnius.

Visita de la Catedral de Vilnius. En este lugar se construyó una primera iglesia cristiana en 1251, en el emplazamiento de un antiguo templo pagano, para conmemorar el bautizo de Mindaugas, rey de Lituania. La iglesia fue dañada y reconstruida en numerosas ocasiones a lo largo de los siglos en diferentes estilos, como gótico, renacimiento o barroco, de los cuales podemos aun encontrar huellas en el edificio actual. La fachada neoclásica fue construida a finales del siglo XVIII por el arquitecto lituano Laurynas Gucevi?ius. El interior de la catedral presenta varios frescos, pinturas, esculturas y lápidas funerarias de gran valor. La cripta acoge un fresco de la Crucifixión, de finales del siglo XIV, la pintura mural más antigua de Lituania. La capilla de San Casimiro esta profusamente decorada con frescos, motivos en estuco y esculturas, constituyendo uno de los ejemplos más valiosos del barroco lituano en su madurez. Un sarcófago de plata del siglo XVIII contiene los restos de San Casimiro, Gran Duque y santo patrón de Lituania. El campanario, separado del cuerpo principal de la catedral, y uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad, se construyó en el siglo XV en el emplazamiento de una antigua torre defensiva del Castillo Inferior de Vilnius.

Visita de la Universidad fundada en 1568 por jesuitas polacos a iniciativa del rey Esteban I Báthory, fue uno de los más importantes centros culturales en el Báltico. Admiraremos sus históricas aulas y los bellos frescos que decoran sus bóvedas. El conjunto de los edificios que componen la Universidad ocupa un barrio completo, la cuarta parte de la ciudad antigua. Están agrupados en torno a 12 patios interiores y plazas, y su construcción se ha extendido a lo largo de 4 siglos, aunque predomina el estilo barroco. En el patio principal se encuentra la Iglesia de San Juan (Sv. Jono), construida en 1387, inicialmente en estilo gótico, aunque posteriormente, en el siglo XVIII fue reconstruida en estilo barroco lituano. Su torre, de 69 m de altura, es el edificio más alto del centro histórico de Vilnius.

Visita de la iglesia católica de San Juan. La iglesia está situada en el interior del territorio de la Universidad. Fue construida en estilo gótico a finales del siglo XIV, en el antiguo emplazamiento de una iglesia de madera. En el siglo XVI fue transferida a los jesuitas, que la reconstruyeron en estilo Renacimiento, dándole en buena parte su aspecto exterior actual. En el siglo XVIII, tras un incendio, su fachada fue reconstruida de nuevo, esta vez en estilo barroco. La torre del campanario domina la Antigua Vilnius desde lo alto de sus 69 metros, y es uno de los edificios más elevados del casco histórico. Durante la ocupación soviética la iglesia fue transformada en el taller de tipografía de la Universidad. Tras la independencia de Lituania recuperó sus funciones religiosas y hoy en día funciona como la iglesia de la Universidad. Está dedicada al mismo tiempo a San Juan Bautista y San Juan Evangelista.

Visita de la “República de Uzupis”. El barrio de Uzupis está situado cerca de la ciudad histórica de Vilnius, del que está separado por el rio Vilnia. Su nombre significa “al otro lado del rio”. Fue declarado “República Independiente” por sus habitantes, la mayoría de los cuales son artistas y sus familias, que han dotado a esta nueva república de bandera – que cambia de color cada temporada- himno, pasaporte, constitución, y han declarado el 1 de abril Día de la Independencia!. Cuentan también con un Presidente y un Consejo de Ministros. La población del barrio estaba esencialmente constituida de judíos hasta la Segunda Guerra Mundial. Sus casas quedaron abandonadas y después, durante la ocupación soviética, se instalaron en ellas numerosos mendigos, marginales y personajes del hampa. Tras la independencia de Lituania, los artistas se desplazaron al lugar, rehabilitaron las casas en ruinas y dieron un nuevo impulso al barrio, que ha sido hermanado con Montmartre. Hoy en día sus calles están pobladas de galerías de arte, cafés y tiendas. El artículo más importante de la constitución de Uzupis declara el “Derecho a ser feliz” y su lema es “No os peleéis, no ganéis, no os rindáis”.

Salida hacia Trakai.

Almuerzo.

Visita panorámica de Trakai. En el pueblo, además de las encantadoras casitas de madera tradicionales esparcidas en este bello paisaje, podremos apreciar algunos edificios de importancia histórica: los caraítas, judíos de Crimea que rechazan el talmud y hablan una lengua túrquica, se establecieron en Trakai a finales del siglo XIV. Veremos las casas caraítas así como la Kenesa (Knesset), el centro de culto caraíta, cuya construcción comenzó en el siglo XIV. La iglesia ortodoxa de la Natividad y la antigua casa del correo imperial ruso fueron construidas en el siglo XIX y reflejan el periodo en el que Lituania perteneció al imperio ruso. La mansión Usutrakis fue edificada a finales del siglo XIX por el conde Tyszkiewicz. Veremos también templos católicos romanos, religión mayoritaria de los lituanos, como la capilla-columna de San Juan Nepomuceno (siglo XVII), el antiguo monasterio dominico (siglo XVIII) y la iglesia de la Visitación de la Bienaventurada Virgen María (siglo XV). Finalmente admiraremos los dos castillos de Trakai: el Castillo de la Península de Trakai (siglo XIV), mayoritariamente en ruinas, y el majestuoso Castillo de la Isla de Trakai, edificado en el siglo XIV en una isla, hoy una imagen icónica de Lituania.

Visita del Castillo de la Isla de Trakai. Tras un corto traslado desde Vilnius, descubriremos esta región de una increíble belleza natural. Llegaremos al Castillo de la Isla de Trakai a través de un puente de madera sobre las aguas del lago. La construcción del castillo comenzó en el siglo XIV como una ampliación del vecino Castillo de la Península. Su imponente Torre del Homenaje, su Sala Ducal y sus altos muros y torres defensivas son sus elementos más interesantes.

Vista exterior de las ruinas del Castillo de la Península de Trakai (Gran Castillo). Le Castillo de la Península fue construido en el siglo XIV como una fortaleza defensiva de los grandes duques de Lituania para protegerse de los Caballeros Teutónicos. En el siglo XV fue utilizado como residencia de los duques y posteriormente, en el siglo XVI, como prisión. Fue destruido durante la guerra ruso-polaca y no fue reconstruido. Podemos aun admirar alguna de sus imponentes torres.

Regreso a Vilnius.

Cena en el hotel.


DÍA 3
/ Martes: Vilnius - Kaunas – Siauliai – Rundale – Riga
  • Desayuno en el hotel.
  • Salida hacia Kaunas.
Visita panorámica de Kaunas. Esta ciudad de gran interés histórico, capital de Lituania en el periodo de entreguerras, está situada en la confluencia de los mayores ríos de Lituania, Neris y Nemunas, junto al lago Kaunas. Esta estratégica posición en el cruce de importantes rutas comerciales, atrajo establecimientos de población desde el II milenio A.C. Se estima la fundación de la ciudad en 1030. Con el florecimiento del comercio en el siglo XV Kaunas se desarrolló, pasando a formar parte de la Liga Hanseática en 1441. A causa de su importancia, la ciudad fue atacada en numerosas ocasiones a lo largo de su historia, por los caballeros Teutónicos, los suecos, los rusos e incluso por los ejércitos de Napoleón. A pesar de ello, la ciudad conserva un importante patrimonio cultural con varios monumentos y lugares de gran interés. Kaunas tiene un importante pasado judío, comunidad que antes de la II Guerra Mundial constituía una cuarta parte de la población total de la ciudad.

Durante la visita panorámica podremos admirar la Plaza de Gobierno y algunas de las bellísimas iglesias de la ciudad, como la iglesia neo-bizantina de San Miguel Arcángel y la iglesia de la Resurrección con sus magníficas vistas. Tras una breve parada en la Laisves Aleja (Avenida de la Libertad), principal calle de Kaunas, cerca de la iglesia gótica de Santa Gertrudis, nos dirigiremos al centro histórico. Allí se sitúan los principales tesoros arquitectónicos de Kaunas como la iglesia de Vytautas, una de las más antiguas de la ciudad; la Casa de Perkunas de estilo gótico, el edificio barroco del Ayuntamiento, el convento de San Jorge, la iglesia de San Francisco Javier y la Catedral de Kaunas, el mayor edificio gótico de Lituania. En sus cercanías se yergue el imponente Castillo de Kaunas, del siglo XIV, recientemente restaurado.
Salida hacia Siauliai.

Almuerzo.

Visita de la "Colina de las Cruces" en Siauliai. Situado a unos 12 km de la ciudad de Siauliai, en un paisaje natural de gran belleza, este lugar es un centro de peregrinación católica. Aquí los peregrinos acuden a depositar sus cruces y rosarios desde el siglo XIV, como signo de identidad religiosa y nacional, a pesar de la destrucción del lugar en numerosas ocasiones por los ocupantes extranjeros. Se estima el número de cruces actualmente en más de 100.000, desde minúsculos crucifijos a gigantescas cruces dedicadas a mártires o a héroes de la independencia nacional. El lugar fue visitado por el papa Juan Pablo II en 1993.
Salida hacia Rundale.

Visita del Palacio de Rundale. Fue la residencia de verano del Duque de Curlandia-Semigalia, Ernst Johann Von Biron. Von Biron nació en una familia de sirvientes de la dinastía Kettler, los duques de Curlandia-Semigalia. Entro al servicio del embajador ruso Bestuzhev, uno de los hombres más influyentes del ducado, que era amante de la princesa rusa Anna Ivanovna. Joven y bien parecido, Von Biron pronto consiguió suplantar a su maestro Bestuzhev como amante de la princesa. Cuando esta se convirtió en Emperatriz de Rusia en 1730, premió a Von Biron con dádivas, tierras, títulos y grandes sumas de dinero. Von Biron la siguió a Rusia, se instaló en la corte y pronto se convirtió en el hombre más poderoso del imperio ruso. Cuando el último duque de Curlandia-Semigalia de la dinastía Kettler murió sin descendencia en 1737, la emperatriz obtuvo el nombramiento de su protegido y amante como nuevo duque. Von Biron regresó a su tierra natal y gobernó en un ambiente de lujo y opulencia. Al poco de llegar, encargó dos fastuosos palacios al más famoso arquitecto de San Petersburgo, el italiano Bartolomé Rastrelli: el Palacio de Jelgava como su residencia principal y el Palacio de Rundale como residencia de verano. Rastrelli edificó en Rundale un magnifico palacio en estilo barroco de inspiración italiana, con armoniosas proporciones, ricos ornamentos en estuco y bellos jardines de estilo francés. A la muerte del duque, el palacio cambió de propietario en múltiples ocasiones, entre los cuales estuvo la familia Shuvalov y posteriormente las autoridades soviéticas. Tras una larga restauración, el palacio hoy día es utilizado por las autoridades letonas para alojar a los más importantes visitantes del país y jefes de Estado extranjeros. Destacan el Salón Dorado, el Salón Blanco y la Gran Galería, así como los aposentos privados de los Duques, todo ello en un bello estilo rococó.

Salida hacia Riga. 
Alojamiento en el hotel.

Cena en el hotel.


DÍA 4
/ Miércoles: Riga

Desayuno en el hotel.
Visita del Mercado Central de Riga. Es el mayor mercado de los Países Bálticos y uno de los mayores de Europa. Inaugurado en 1930, e inicialmente destinado a hangares para zeppelines, fue el mayor proyecto arquitectónico en la Letonia de entreguerras, imponente construcción de 5 grandes naves de estilo Art Nouveau en pleno centro de Riga. Aun hoy funciona como mercado, siendo el lugar donde tradicionalmente los habitantes de la capital se dirigen para adquirir los productos de consumo diario, y donde los granjeros de todo el país venden sus diferentes mercancías: verduras, frutas y frutas del bosque, charcutería, carne y pescados; quesos y diversos lácteos. Una excelente ocasión para descubrir aspectos de la vida cotidiana, así como los ricos productos locales.

Tour panorámico de Riga. Riga, capital de Letonia, es la mayor y más cosmopolita de las tres capitales bálticas. Situada a orillas del rio Daugava o Dvina, a 10 km del mar Báltico, Riga fue desde la Edad Media un importante centro comercial, primero para los Vikingos y posteriormente para mercaderes alemanes. En el siglo XII llegaron misioneros alemanes y pronto el papa declaro una cruzada contra las tribus paganas bálticas, con el fin de convertirlas al Cristianismo. El ejército cristiano estaba al mando del arzobispo de Bremen, Albert Von Buxhoeveden, que llegó a Riga en 1201. Bajo su administración, Riga se convirtió en una ciudad, fue fortificada, emitió moneda y se dotó de su propia constitución. Tras la muerte de Albert en 1221, Riga continuó su desarrollo y se convirtió en miembro de la Liga Hanseática en 1281. La nobleza alemana siguió gobernando la ciudad bajo las sucesivas dominaciones polaca, sueca y rusa. Tras su anexión por el zar Pedro el Grande en 1721, Riga experimentó un gran desarrollo económico, llegando a ser la cuarta ciudad en importancia del Imperio Ruso, tras Moscú, San Petersburgo y Varsovia, y su puerto más importante. Tras la corta independencia de Letonia entre 1920 y 1940, Riga fue ocupada por los ejércitos alemanes durante la Segunda Guerra Mundial y después de la guerra fue incorporada a la fuerza a la Unión Soviética, junto con Letonia y el resto de las repúblicas Bálticas. Capital de Lituania independiente a partir de 1991, la ciudad ha recobrado su antiguo esplendor. En 1997 ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y en 2014 Capital Cultural Europea.

El centro de Riga está decorado con una gran variedad de estilos arquitectónicos: Gótico, renacimiento, barroco, neoclásico, Art Nouveau, Jugendstil, Nacional Romanticismo… En la parte moderna del centro, los edificios Art Nouveau y sus fantásticos elementos decorativos son de una calidad extraordinaria. Los edificios de madera del siglo XIX que aún se conservan son igualmente únicos. A continuación realizaremos un paseo a pie por el centro histórico. Sus calles empedradas poseen un encantador ambiente medieval. Admiraremos los magníficos edificios de los ricos comerciantes hanseáticos. Comenzaremos nuestro recorrido frente al Castillo de Riga, actual sede de la Presidencia de la Republica y del Museo de Historia de Letonia. Continuaremos por los vestigios de la antigua muralla medieval, la Torre del Polvorín y la Puerta Sueca. Seguiremos por el antiguo Convento y Hospital del Espíritu Santo, y admiraremos algunas de las edificaciones civiles más antiguas de la ciudad, como la famosa Casa de las Tres Hermanas, la más antigua vivienda de Riga; la Casa de los “Cabezas Negras”, sede de la célebre hermandad de capitanes y comerciantes hanseáticos o los más recientes edificios del Pequeño y el Gran Gremio que eran los centros culturales de los artesanos y comerciantes de Riga, respectivamente. Visitaremos los edificios religiosos más importantes de la ciudad: la catedral católica de Santiago, la iglesia luterana de San Juan, la iglesia de San Pedro y el Domo o catedral luterana de Riga. Finalizaremos nuestro paseo en la antigua Plaza del Mercado, frente al edificio del Ayuntamiento.

Visita del Domo (Catedral luterana de Riga). Es la mayor iglesia de los Países Bálticos, una auténtica joya gótica construida en 1211 cerca del río Daugava. Posee igualmente elementos en otros estilos como románico, barroco o incluso Art Nouveau. Dedicada al culto protestante, sus austeros interiores impresionan por su solidez: algunos de sus muros miden más de 2 metros de espesor. Es célebre por su espectacular órgano, el mayor de Europa, construido en 1844 con cuatro teclados y más de 6.700 tubos.
Visita de la Iglesia de San Pedro. Bellísima construcción gótica edificada en el 1209. Tras el terrible incendio que tuvo lugar tras los bombardeos de la II Guerra Mundial, la Iglesia fue esmeradamente restaurada.
Almuerzo.

Visita del barrio Art Nouveau de Riga. Con más de 750 ejemplos, se trata de la mayor colección de edificios Art Nouveau en el mundo, con sus características fachadas de líneas sinuosas y rica ornamentación. Su construcción se inició entre finales del siglo XIX y principios del XX, aunque los edificios más celebres son magníficos ejemplos del característico estilo “Jugendstil” de entreguerras. Hay dos principales tipos de arquitectura y decoración Art Nouveau característicos en Riga: el llamado Racionalista-perpendicular, con líneas verticales a lo largo de la fachada que unen varios pisos, y el Nacional-Romanticismo, que incorpora elementos tradicionales y emplea materiales naturales en la construcción. En 1997, la UNESCO ha declarado Patrimonio de la Humanidad a 475 hectáreas del centro histórico de Riga y de los barrios que lo rodean, en la margen derecha del río Daugava (Dvina), incluyendo la mayor parte del barrio Art Nouveau.
Visita de Júrmala. El más importante y tradicional lugar de veraneo de los Países Bálticos es famoso por sus riquezas naturales, la suavidad de su clima, y sus aguas minerales. Pero su atracción principal es sin duda la inmensa playa de arena fina que se extiende a lo largo de más de 33 km., bordeada por densos bosques de pinos, entre el mar Báltico y el río Lielupe. Admiraremos algunas de las más de 3.500 mansiones tradicionales de madera, muchas de ellas declaradas Monumento Nacional, donde la elite de Riga acudía a pasar sus vacaciones, y que dan a Júrmala un carácter particular y encantador.

Alojamiento en el hotel.

Cena en el hotel.


DÍA 5
/ Jueves: Riga – Sigulda – Turaida – Gutmanis - Parnu – Tallin

Desayuno en el hotel.

Salida hacia Sigulda.

Parque Nacional del Valle del Gauja. El valle del rio Gauja es uno de los más bellos parajes de Europa del Norte, con sus ríos y arroyos, suaves colinas, frondosos bosques y misteriosas grutas. La tribu fino-ugria de los Livones llegó al valle en el siglo XI, comenzando la construcción de numerosos castillos y fortificaciones de madera, como los de Satesele, Turaida y Kubesele. El valle ha sido declarado Parque Nacional por su belleza natural así como por su importancia histórica. Su principal centro turístico es la ciudad de Sigulda.
Visita panorámica de Sigulda. Esta encantadora y pequeña ciudad, situada en el centro del valle del Gauja, es el principal centro para los visitantes de la zona. Admiraremos el Castillo Nuevo de Sigulda, también llamado Mansión de Sigulda, edificado a finales del siglo XIX por los Kropotkin, así como las ruinas del Castillo Viejo de Sigulda, construido en 1207 por la Orden de los Hermanos Livonios. En la orilla opuesta del río Gauja se halla el pueblecito de Turaida.

Visita de Turaida. Al otro lado del Gauja, frente a Sigulda, se encuentra el pueblecito de Turaida. Su iglesia luterana de madera, del 1750, es una de las más antiguas iglesias de madera de Letonia. Visitaremos también el Cementerio Livón, donde se encuentra la tumba de Maija, la legendaria “Rosa de Turaida”, y el jardín de esculturas. Pero sin duda la atracción principal es el Castillo Medieval de Turaida. Construido en 1214, este majestuoso edificio de ladrillo rojo ocupa una colina dominando el pueblo. Ha sobrevivido numerosas guerras, incendios y destrucciones.
Visita de la Gruta de Gutmanis. Situada a orillas del rio Gauja, es la mayor y más profunda gruta de la región del Báltico, y es una atracción turística desde hace siglos. Es origen de numerosos cuentos y leyendas, la más célebre de las cuales es la de la “Rosa de Turaida”. Podremos apreciar algunas pinturas e inscripciones que decoran las paredes y techos de la gruta.

Almuerzo.

Salida hacia Parnu.

Breve visita panorámica de Parnu. Durante nuestra corta parada en la ciudad, pasearemos por Ruutli, principal calle peatonal de Parnu, con encantadores casitas de colores, de piedra y de madera, típicamente estonias. Podremos admirar las Puertas de Tallin, también conocidas como Puertas del Rey, y la Torre Roja, del siglo XV, el monumento más antiguo de Parnu, así como los exteriores de dos iglesias barrocas, la iglesia luterana de Santa Isabel, y la iglesia ortodoxa de Santa Catalina. Esta última fue construida por orden de Catalina la Grande, emperatriz de Rusia.
Salida hacia Tallin.
Cena y alojamiento en el hotel.


DÍA 6
/ Viernes: Tallin

Desayuno en el hotel.

Visita panorámica de Tallin. Tallin está situada en la costa del Norte de Estonia, a orillas del Golfo de Finlandia, frente a Helsinki. Aunque hay constancia de asentamientos humanos desde el quinto milenio AC, y la fortaleza de la ciudad existía ya en 1050, se considera 1219 como la fecha oficial de la fundación de la ciudad, por cruzados daneses. Eso explicaría su nombre, que en estonio significa “Ciudad de Daneses”. La ciudad se desarrolló y se fortificó con rapidez y a finales del siglo XIII pasó a formar parte de la Liga Hanseática, como su ciudad situada más al Norte. A los daneses les siguieron los Caballeros Teutónicos, de origen alemán, cuyos descendientes han constituido la mayor parte de la población de la ciudad hasta finales del siglo XIX, dándole el nombre alemán de “Reval”. A pesar de pertenecer a Suecia a partir de 1561 y a Rusia a partir de 1710, la mayoría de la población seguía siendo alemana, lo que ha influido notablemente en la arquitectura del centro histórico. Tras la reciente independencia de Estonia, obtenida en 1991, la parte histórica de Tallin ha sido cuidadosamente restaurada y es hoy día una de las más bellas capitales europeas. La ciudad fascina con sus antiguas fachadas, sus estrechas y empinadas callecitas, y sus campanarios medievales elevándose hacia el cielo. Tallin forma parte del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y fue declarada Capital Europea de la Cultura en 2011.

Durante nuestro tour en autocar, nos dirigiremos al barrio costero de Pirita, y veremos el Memorial Russalka, situado frente al mar. Pasaremos también frente a las ruinas del Convento de Santa Brígida. Disfrutaremos de vistas del Parque de Kadriorg, donde podremos apreciar el sorprendente contraste entre el barroco Palacio de Kadriorg y el edificio del Museo Kumu de Arte Moderno. A continuación realizaremos un paseo guiado por el centro histórico y sus encantadoras calles medievales. La ciudad antigua de Tallin está dividida en dos partes principales: “Toompea” o Colina de la Catedral y “All Linn” o Ciudad Baja. Desde Toompea se ha gobernado siempre Estonia: Apreciaremos el Castillo de Toompea, donde se reúne el Parlamento Estonio y la Casa Stenbock, sede del Gobierno de Estonia. Aquí están también situadas la catedral ortodoxa Alexander Nevsky y la catedral luterana de Santa Maria. Desde el belvedere cercano, disfrutaremos de esplendidas panorámicas de Tallin. A continuación descenderemos a All Linn, la Ciudad Baja, donde las fachadas renacentistas y barrocas se alternan con arquitectura Hanseática de ladrillo, de fama mundial, también llamada estilo Gótico Báltico. Les calles y edificios más antiguos datan del siglo XIII. En la calle Muurivahe veremos varios bastiones y torres de la antigua Muralla Medieval, entre los que destaca la Torre del Polvorín, llamada también “Kiek in de Kok”. Pasaremos por el monasterio dominico de Santa Catalina y la iglesia-convento cisterciense de San Miguel. Los edificios más notables de la Ciudad Baja son la Casa de la Hermandad de las Cabezas Negras –gremio de los comerciantes jóvenes, solteros o extranjeros- la iglesia del Espíritu Santo, la iglesia de San Nicolás y la iglesia de San Olaf, cuyo campanario fue el edificio más alto del mundo entre 1549 y 1625. Finalizaremos nuestro paseo en la impresionante “Raekoja Plats” o Plaza del Ayuntamiento, donde admiraremos el edificio medieval del Ayuntamiento, construido en 1404 y el del Gran Gremio, de 1410, en cuyo salón gótico se reunían los comerciantes de la ciudad. En el lado opuesto de la plaza se sitúa la “Raeapteek” o Farmacia del Ayuntamiento, la más antigua farmacia en funcionamiento de Europa, abierta desde principios del siglo XV.

Visita de la catedral ortodoxa Alexander Nevsky. Este imponente templo, ricamente decorado, es la más importante iglesia ortodoxa de Tallin. Fue construido en la colina de Toompea en 1900, cuando Estonia formaba parte del Imperio Ruso. La catedral está dedicada al príncipe de Nóvgorod Alexander Nevsky, y fue erigida por los rusos en el mismo lugar donde previamente había una estatua dedicada a Martin Lutero. Dispone del más potente conjunto de campanas de Tallin, 11 campanas fundidas en San Petersburgo incluyendo una de 15 toneladas, la mayor de Tallin. Se puede escuchar el tañido de la totalidad del conjunto antes de las misas. El interior posee varios iconos, mosaicos decorativos y una gran cúpula central.
Visita de la catedral luterana de Santa Maria. La catedral es uno de los edificios más antiguos de Tallin. Fue construida poco tiempo después de la invasión danesa en el siglo XIII. La iglesia de madera original fue rápidamente sustituida por una catedral en piedra. Debió ser reconstruida en numerosas ocasiones, razón por la que su arquitectura representa una amplia variedad de estilos, entre los que destacan el gótico y el barroco. La catedral era el lugar de enterramiento de la nobleza local, su suelo está recubierto de sepulturas y en sus muros conserva los escudos de armas de las principales familias de la comunidad báltico-alemana. Posee un bello pulpito de madera labrada. La catedral es asimismo célebre por su órgano, instalado en 1914, de una gran sonoridad.
Almuerzo.

Visita del Museo Etnográfico al aire libre “Rocca–al-Mare”. Este interesante museo es una magnífica recreación de un pueblecito típico estonio, realizada con edificios de madera auténticos, traídos aquí desde las diferentes regiones de Estonia. Está situado a unos 4 km al Oeste de Tallin, en un bello bosque junto al mar Báltico. El museo al aire libre expone 72 edificios, entre los que hay casas particulares, granjas, una capilla, una escuela los característicos molinos de agua y de viento típicos de Estonia. Permite al visitante descubrir la vida rural en Estonia durante los siglos XVIII y XIX.
Cena en el hotel.


DÍA 7
/ Sábado: Tallin

Desayuno en el hotel.

Día libre.

En opción: Excursión a Helsinki.
Almuerzo.
Cena en el hotel.


DÍA 8
/ Domingo: Tallin – SAN PETERSBURGO

Desayuno en el hotel.
Traslado* a San Petersburgo en autobús.
Llegada a San Petersburgo.
Traslado al hotel.
Alojamiento.
Almuerzo tardío en el hotel.
Cena.
*Este traslado se puede realizar, en función del número de participantes, o bien en autocar privado (a partir de 20 pax) o bien en autocar de transporte público “Lux”. En función del horario del traslado, el desayuno, el almuerzo o la cena podrían ser de tipo “picnic”.


DÍA 9
/ LUNES: SAN PETERSBURGO

Desayuno en el hotel.
Visita Panorámica completa de San Petersburgo. Ventana de Rusia a Europa, Venecia del Norte, Ciudad-Museo… cualquiera que sea el título que se le dé, San Petersburgo es una ciudad que hay que conocer! Construida sobre el agua y el barro en 1703 por el Zar Pedro el Grande, esta magnífica ciudad báltica cautiva al visitante. Suntuosos palacios, elegantes puentes y majestuosos malecones de granito se reflejan en sus ríos y canales que se entrecruzan con las callejuelas. Su belleza y riqueza dejan mudo al viajero.
Pedro el Grande quería que Rusia recuperase su retraso con respecto al resto de Europa, y pensaba que su país estaba subdesarrollado y que su nobleza e instituciones pertenecían al pasado. Decidió mover la capital de Moscú y construir otra desde cero, más próxima a la Europa del Norte que tanto admiraba. El lugar elegido para ello parecía la elección de un loco: un terreno pantanoso en el Gran Norte, infestado de malaria en verano y con un durísimo invierno. Miles de trabajadores forzosos perecieron en la construcción de la nueva capital. Pero a pesar de todos los inconvenientes, esta creció rápidamente y pronto se convirtió en un auténtico imán de arquitectos y artistas llegados de todos los rincones de Europa, que edificaron avenidas y parques, iglesias y palacios, canales y puentes, es cuelas, una Universidad y Academia de Bellas Artes, y embellecieron la ciudad hasta límites inimaginables. El lujo y la sofisticación técnica empleados en la construcción, la opulencia de la corte zarista, pueden admirarse en los numerosos palacios, teatros, lujosas e imponentes fachadas que ornan las amplias avenidas, aquí llamadas “Perspectivas” (Prospekt). Los innumerables canales, islas y puentes que fue necesario construir para drenar el terreno y encauzar el caudaloso Neva le dan a la ciudad un carácter único. San Petersburgo ha sido declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO.
San Petersburgo ha sido la capital de Rusia durante más de dos siglos, de 1712 a 1918. Tras la revolución rusa, Moscú volvió a ser la capital y San Petersburgo inicio un periodo de decadencia. Los comunistas cambiaron incluso su nombre por dos veces, a Petrogrado y Leningrado. Al terminar el régimen soviético, San Petersburgo recupero su nombre histórico y, tras un intenso periodo de reconstrucción y restauración, la ciudad ha recobrado el esplendor y la gloria de antaño.

Hoy San Petersburgo es una ciudad vibrante y dinámica y con sus 5 millones de habitantes es la 4ª ciudad de Europa. Es también la ciudad más visitada de Rusia. Además de su maravilloso patrimonio cultural, ofrece al visitante una impresionante oferta de actividades durante todo el ano.
Visita totalmente guiada en español, toma de contacto ideal con la ciudad, su centro histórico y sus principales monumentos. Podremos apreciar la Perspectiva Nevsky, con sus prestigiosos edificios: Palacios Aníchkov, Stroganov y Beloselski-Belozerski; iglesias luterana, católica y armenia; la Catedral ortodoxa de Nuestra Señora de Kazán, los edificios Eliseev, Mertens y Singer… Atravesaremos la Fontanka, río que cruza el centro urbano de San Petersburgo, así como el río Moika y el canal Griboyedov. Sobre este último se encuentra la célebre iglesia de San Salvador sobre la Sangre Derramada, de inconfundible estilo ruso con sus cúpulas multicolores y doradas, en forma de bulbo. El antiguo Palacio de Invierno, imponente residencia de los Zares, transformado en el Museo del Hermitage, domina desde su fachada Norte el curso del majestuoso Neva. Al otro lado del río se alza la inconfundible silueta de la Fortaleza de Pedro y Pablo. No lejos se encuentra la Cabaña de Pedro el Grande: desde esta modesta vivienda de madera, el Zar seguía personalmente la evolución de la construcción de “su” ciudad, entre 1703 y 1708. En la isla Vasílievski se encuentran la Strelka, el palacio Ménshikov y el histórico edificio de la Universidad. Pasaremos ante el Almirantazgo y su imponente flecha dorada, símbolo de la fuerza naval rusa, en la que Pedro el Grande quiso cimentar su Imperio. Veremos su estatua ante el edificio del Senado y la Catedral de San Isaac, con sus gigantescas columnas de granito rojo de Finlandia. La plaza Teatrálnaya alberga los edificios del Conservatorio y el célebre Teatro Mariinsky. Terminaremos ante la bella catedral de San Nicolás de los Marinos, rodeada de canales.

Visita de la Catedral de San Nicolás de los Marinos y asistencia parcial a la misa ortodoxa rusa cantada. Este magnífico monumento del barroco ruso, con sus espectaculares cúpulas doradas, fue erigido en una zona que desde tiempo de la fundación de la ciudad por Pedro el Grande estaba poblada principalmente por marinos, debido al gran número de vías de agua que la surcan y a su proximidad con el puerto de la ciudad. Posteriormente se instaló aquí el Regimiento Naval de la ciudad. La iglesia fue construida por orden personal del príncipe Golitsin, que ofreció a la zarina Elisaveta Petrovna erigir el templo de San Nicolás de los Milagros - protector de los marinos - en honor de las hazañas de la Flota Rusa. La construcción, dirigida por el arquitecto Chevalinski, duró desde 1753 hasta 1762. La catedral consta en realidad de dos iglesias diferentes, situadas cada una de ellas en uno de los dos pisos que la componen: la iglesia de San Nicolás en el piso inferior, y la iglesia de la Epifanía en el superior. Ambas ricamente decoradas con molduras y columnas de orden corintio. El conjunto es rematado por un bello campanario exento. La combinación de cúpulas doradas, fachadas azules y columnas blancas es de gran belleza.
Pequeño paseo por el barrio de Dostoievski, El escritor de fama mundial Fiódor Dostoievski mantuvo una estrecha relación con la ciudad de San Petersburgo, a la que amó, y en la que pasó una gran parte de su vida. Visitaremos su barrio preferido, situado en pleno centro de San Petersburgo donde, tras las elegantes fachadas, vivían gentes de toda clase y condición, personajes que reflejaban la Rusia real, que el escritor gustaba de llamar “Verdaderos Rusos” y reflejó de forma magistral en obras como “Crimen y Castigo”, “el Idiota” y otras. Recorreremos las mismas calles donde paseaba el escritor, podremos admirar la fachada de la casa donde murió, hoy transformada en museo, y visitaremos la iglesia de San Vladimir, donde frecuentemente acudía a rezar.
Visita del Mercado Kuznechny. Situado en una de las zonas más antiguas de San Petersburgo, en el barrio que hoy lleva el nombre del escritor Dostoievski, el Mercado fue construido a principios del siglo XX. Es uno de los más famosos de la ciudad, siendo sin duda el favorito de sus habitantes. No es el lugar más barato, pero si el mejor abastecido. Aquí podemos encontrar los mejores productos procedentes de toda Rusia y de otros lugares del mundo: Frutas y verduras de los fértiles oasis de Asia Central, sabrosos quesos caseros; deliciosos frutos secos del Cáucaso, setas y frutos de los bosques del Norte, pescado fresco de los ríos rusos y caviar… Los compradores pueden probar los productos, es la mejor garantía de calidad!
Visita exterior de la Cabaña de Pedro el Grande. Esta modesta casa de madera, construida en 1703, fue la primera edificación de San Petersburgo. Inspirada en las viviendas holandesas del siglo XVIII, desde ella Pedro el Grande seguía personalmente la edificación de “su” ciudad entre 1703 y 1708.

Vista exterior del Acorazado “Aurora” barco de la antigua marina de guerra imperial, cuyos cañonazos el 25 de octubre de 1917 marcaron el inicio de la Revolución Rusa. La tripulación amotinada se sumó a los revolucionarios, rechazando la orden superior de abandonar la ciudad. Sus tropas no solamente dieron la señal del asalto al Palacio de Invierno, sino que participaron en el mismo. Podremos admirar la espectacular vista del majestuoso acorazado y sus históricos cañones desde la orilla del Neva.
Visita de la Fortaleza de Pedro y Pablo con su catedral, panteón de los zares Romanov. Situada en una pequeña isla frente al Palacio del Invierno, dominando los tres brazos del Neva, la Fortaleza estaba destinada a proteger la ciudad de las incursiones por vía marítima. Los Zares la utilizaron después como prisión política, encarcelando allí a sus principales opositores, principalmente intelectuales. Convertida hoy en museo, su recinto amurallado ofrece incomparables vistas de la orilla sur del Neva. Desde sus murallas, diariamente, un cañonazo marca las doce del mediodía. La pequeña iglesia de madera que se encontraba originalmente en su interior se fue agrandando hasta transformarse en Catedral. Podremos admirar en ella la tumba del fundador de la ciudad, el Zar Pedro el Grande, así como las de los zares de la dinastía Romanov y sus familias, incluyendo Nicolás II y su esposa e hijos, asesinados durante la revolución en 1918. Sus cuerpos fueron trasladados a la Catedral en 1998.

Almuerzo.

Tiempo libre.

Cena en el hotel.


DÍA 10
/ MARtes: SAn petersburgo

Desayuno en el hotel.

Mañana libre.

Almuerzo.

Visita del Museo del Hermitage. El magnífico Museo del Hermitage es la mayor atracción de San Petersburgo. Está situado en el Palacio de Invierno, antigua residencia de los Zares, y tres otros edificios contiguos junto al Neva. El Hermitage es el mayor museo de Rusia, así como uno de los más importantes del mundo. Fue fundado en 1764 por Catalina la Grande y se fue enriqueciendo a lo largo de los siglos mediante la compra por parte de los zares de colecciones completas en el extranjero. Hoy cuenta con más de tres millones de obras de arte y posee colecciones de una riqueza inestimable: colecciones de escultura y pintura, cristal y porcelana, tapicerías y joyas, grabados, antigüedades de la época clásica, armas, medallas, monedas, valiosos libros… Debe su renombre internacional en especial a sus colecciones de pintura de las escuelas italiana, flamenca, francesa y española. En particular obras maestras de Leonardo da Vinci, Rafael y Rembrandt; de impresionistas como Gauguin, Matisse, Van Gogh; genios de la pintura moderna como Picasso… Sus suntuosos interiores ricamente decorados sor el marco ideal para esta colección única.
Cena en el hotel.


DÍA 11
/ MIÉRCOLES: SAn petersburgo - MOSCÚ

Desayuno en el hotel.

Check-out y salida del hotel.

Excursión a Pavlovsk y visita del Palacio y parque. El palacio de Pavlovsk fue un regalo de Catalina la Grande a su hijo Pablo, futuro zar Pablo I, en 1777. El lugar tomó rápidamente el nombre de Pavlovsk y se enriqueció con numerosas obras de arte gracias a la esposa del Zar, Maria Fiódorovna, gran amante de las Artes, que fue mecenas de numerosos artistas. Apreciaremos el refinamiento de sus salones, la armonía de colores, la elegancia de sus chimeneas en Mármol de Carrara, la gran colección de porcelanas y pinturas, así como de objetos de marfil. El gran parque, de 600 hectáreas, originalmente coto de caza imperial, es una obra maestra de arquitectura paisajística en Europa.

Visita del Parque de Catalina en Pushkin. La pequeña ciudad de Pushkin, situada a 30 km al sur de San Petersburgo, se denominó así en honor del más grande poeta ruso. Antiguamente se llamaba Tsárskoye Seló, o “Aldea de los Zares”. En ella se encuentra una de las más bellas residencias imperiales, el Palacio de Catalina, cuyo nombre está dedicado a Catalina I, esposa de Pedro el Grande. La bellísima arquitectura del Palacio, que va del Rococó al Neoclásico, se refleja en su exterior: los jardines de estilo francés, con avenidas simétricas y setos rectilíneos, y el parque paisajístico de estilo inglés. Fue diseñado en torno a un gran estanque central, con gran profusión de monumentos. Podremos pasear entre bosques de abedules y abetos, lagos y estanques, arroyos, puentes, esculturas, pérgolas... La inolvidable belleza del lugar ha sido descrita por innumerables poetas y artistas.
Vista exterior del Palacio de Catalina. Diseñado por el célebre arquitecto italiano Bartolomé Rastrelli, autor de los más importantes monumentos y palacios de San Petersburgo, fue construido en el siglo XVIII a lo largo del reinado de cinco Zares. Cada uno de ellos intervino en la construcción de acuerdo a su propio gusto y a las tendencias de la época, desde el Rococó inicial hasta el Neoclásico.

Regreso a San Petersburgo.

Almuerzo*.

Traslado a la estación de ferrocarril.

Salida a Moscú en tren diurno de alta velocidad.

Llegada a Moscú.

Traslado al hotel y alojamiento.

Cena*.

*Los pasajeros pueden tener este almuerzo o la cena tipo “picnic” en función de la hora de salida del tren.


DÍA 12
/ Jueves: MOSCÚ

Desayuno en el hotel.

Visita Panorámica completa de Moscú. Vibrante, moderna, tendencia hasta el extremo, la capital rusa es un destino cultural de primer nivel. Esta metrópolis trepidante acoge el célebre Bolshói y el grandioso Kremlin. Teatros, salas de conciertos, boutiques de diseño, restaurantes y clubs de moda se alinean a orillas del Moscova.
Moscú es la mayor ciudad de Rusia y de Europa, con más de 12 millones de habitantes. Es la capital de Rusia desde el siglo XV, excepto durante el periodo entre 1712 y 1918, cuando la capital fue trasladada a San Petersburgo. La ciudad fue fundada en el siglo XII, y el Kremlin, su principal fortaleza, fue erigido en 1156. Moscú rápidamente ganó importancia y el Ducado de Moscú se convirtió en la principal entidad política entre los principados de Rusia central. Iván III, Gran Príncipe de Moscú, unificó todos estos territorios bajo su cetro, liberó el centro de Rusia del yugo de los invasores mongoles y tártaros y fue proclamado Gran Príncipe del Rus, con Moscú como capital. La ciudad ha sido destruida varias veces a lo largo de su historia; y los invasores mongoles, tártaros de Crimea, polacos y suecos se han sucedido a sus puertas. El mismo Napoleón pasó aquí 6 semanas antes de iniciar su catastrófica retirada y, durante la II Guerra Mundial, los ejércitos alemanes fueron detenidos a solamente 20 km de Moscú. Todos estos sucesos han influido y modelado el paisaje urbano y la arquitectura de la ciudad, extremadamente eclécticos: se pueden ver fortalezas medievales junto a rascacielos estalinistas, y bellas iglesias barrocas y neoclásicas junto a elegantes edificios Art-Nouveau. Todo ello hace de Moscú un centro cultural de primer orden: la ciudad posee monumentos declarados “Patrimonio de la Humanidad” por la UNESCO, varios museos de extraordinaria importancia y teatros entre los mejores del mundo. Es una ciudad dinámica, en pleno desarrollo que desde hace pocos años ha vuelto a abrirse al visitante.

Visita totalmente guiada en español, toma de contacto ideal con la ciudad, su centro histórico y sus principales monumentos. A través de amplias avenidas como la célebre Tverskaya, llegaremos a la “Colina de los Gorriones”, coronada por el célebre rascacielos de inspiración estalinista en el que se encuentra la Universidad Lomonósov. Desde aquí podremos admirar una espléndida vista de la ciudad. Contemplaremos los exteriores del célebre Monasterio de Novodévichi y su lago, que inspiraron a Tchaikovsky en el “Lago de los Cisnes” y pararemos en el Parque de la Victoria, construido tras la II Guerra Mundial. Recorreremos las avenidas que bordean el río Moscova, con vistas de la “Casa Blanca”, sede del Gobierno Ruso. Continuaremos dando un paseo en la calle Arbat, lugar de encuentro preferido de los moscovitas, animada vía peatonal en el corazón del casco antiguo. Es también llamada el “Montmartre ruso”, ya que está situada en un barrio bohemio donde anteriormente vivían numerosos artistas. Aun hoy día la frecuentan numerosos pintores y artistas callejeros. Pasaremos frente a la catedral de San Salvador, el edificio de la “Duma” o parlamento ruso, el célebre teatro Bolshói y el imponente edificio de la “Lubianka”, sede del antiguo KGB. No adentraremos en las callejuelas del antiguo barrio “Kitai-Gorod” y sus pequeñas iglesias. Finalmente, llegaremos a la Plaza Roja, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, llamada así por el color de los ladrillos de los edificios que la rodean: el Museo de Historia, las murallas del Kremlin y la catedral de San Basilio, con sus famosísimas cúpulas multicolores en forma del bulbo. En plaza Roja se sitúa el Mausoleo de Lenin y sobre sus adoquines desfila el Ejército Ruso en las numerosas conmemoraciones que tienen lugar a lo largo del año.

Pequeña degustación de vodka. Para conocer mejor el origen y la historia de esta bebida tan apreciada en Rusia, realizaremos una pequeña degustación de vodka: los rusos la beben con gran placer en ocasiones especiales como bodas, bautizos o despedidas, o simplemente para compartir un buen rato entre amigos, o incluso como rubrica indispensable de un gran contrato. Sirvió incluso como moneda de cambio hasta principios del siglo XX. Conoceremos los principios de destilación de este alcohol de 40 grados (en su versión comercial) que formaba parte de las raciones de combate de los soldados soviéticos en el frente en la Segunda Guerra Mundial.

Visita exterior del Monasterio de Novodévichi y su célebre “Lago de los Cisnes”. El Convento de Novodévichi (Nuevas Doncellas), declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es uno de los más bellos de Rusia. Se encuentra situado en uno de los meandros del río Moscova. Fue fundado Por Basilio III en 1524 para conmemorar la victoria rusa sobre los ejércitos polaco y lituano y la reconquista de la ciudad de Smolensko. Durante los siglos XVI y XVII las grandes familias de boyardos rusos e incluso la propia familia imperial enviaban a Novodévichi a algunas de sus hijas. Está situado al borde de un pequeño lago que inspiró a Tchaikovsky en su composición del “Lago de los Cisnes”. Los exteriores de su catedral de 5 cúpulas y su campanario son especialmente notables por su belleza. En el Cementerio de Novodévichi, situado en el territorio del monasterio, están enterradas numerosas personalidades rusas del mundo del arte, la ciencia e incluso de la política: Boris Yeltsin, Jrushchov, Kropotkin y Mólotov reposan junto a Chéjov, Gógol, Mayakovski y Bulgákov, así como Rostropóvich, Shostakóvich, Stanislavski, Rubinstein, Chaliapin o Eisenstein. En el Museo de Novodévichi se halla un importante museo con colecciones de iconos, joyería, bordados y libros antiguos.
Almuerzo.

Visita del Metro de Moscú. Inaugurado el 15 de mayo de 1935 por el poder soviético como símbolo del avance tecnológico e industrial del sistema político, el Metro de Moscú era el “Palacio del Pueblo”. En su decoración participaron los más importantes artistas de la época y se utilizaron materiales procedentes de todos los rincones del país, queriendo simbolizar la unidad de los pueblos soviéticos. Aun hoy día es el principal medio de transporte de la ciudad y uno de los principales del mundo, con 200 km de líneas y 145 estaciones. Visitaremos las más importantes, construidas con lujosos materiales, como más de 20 variedades de mármol, granito, ónice y decoradas con pinturas, mayólica, vidrieras, murales, mosaicos e incluso grupos escultóricos.
Traslado
VILNIUS
4* Sup. centro: Novotel, Crowne Plaza, Best Western, o similar

RIGA

4* Sup. centro: Radisson Blu, Islande, Maritim Park, o similar

TALLIN

4* Sup. centro: Park Inn by Radisson Meriton Conference & Spa, Park Inn Central, Euroopa, o similar

SAN PETERSBURGO

4* Sup. centro: Marriott, Radisson, Holiday Inn, Sokos, Vedensky, o similar

MOSCÚ

4* Sup. centro: Marriott, Radisson, Holiday Inn, Novotel, Borodino, o similar

Un circuito, es para mí...€?

• Un circuito en autocar es una forma muy conveniente para conocer países europeos, con distintos idiomas y culturas, particularmente para aquellos que disponen de un tiempo limitado.

 • Salidas regulares y garantizadas para que pueda planificar su viaje con tiempo y con seguridad.

 • Alojamientos incluidos en hoteles seleccionados por su calidad y servicio en función de su categoría, nuestro lema es conseguir lo mejor por lo que cuesta.

• Guia acompañante. Cada circuito lleva un guía profesional conocedor de las rutas y de las ciudades visitadas.

• Autocares. Sabemos de la importancia que tiene un buen vehículo para su comodidad y somos especialistas, contando con una amplia flota de modernos autocares propios especializados en tráfico turístico.

 • Visitas en ciudades monumentales. En las ciudades importantes se incluye una visita con guías oficiales para conocer los monumentos más importantes. Durante el tiempo libre se ofrece la posibilidad de excursiones facultativas para aquellos que deseen profundizar en el conocimiento.

 • Seguridad. Viajar en grupo no solamente es más divertido, sino que también ofrece más seguridad al estar acompañado. El turismo en grupo abre la oportunidad de conocer gente de otros países y de todas las edades, y compartir experiencias únicas durante el viaje.

• Economía. Viajar solo puede desorientarle en ciudades extrañas con otros idiomas, y además puede salir muy caro..!

 • Sin molestias ni estress. Una de las ventajas es que su transporte y alojamiento están organizados, por lo que no tiene que preocuparse en cada ciudad visitada.

• A su alcance. Viajar en un circuito es una manera económica de conocer Europa y le permite ahorrar tiempo y dinero extra para sus compras...

PAÍSES BÁLTICOS
Un tesoro medieval escondido en una naturaleza intacta

Los Países Bálticos son un tesoro de maravillas históricas, culturales y naturales. 
Ofrecen playas blancas, bellísimos paisajes y escapadas de ensueño entre obras maestras de arquitectura medieval.

Lituania - Vilnius
Paisajes de ensueño y una sinfonía de Barroco

Lituania es un sorprendente caleidoscopio de artes, pueblos y religiones. Descubre el toque “Mitteleuropa” de Vilnius con sus fachadas pastel, sus calles empedradas y sus iglesias barrocas. No olvides las otras jotas de Lituania como Kaunas, Trakai o el Istmo de Curlandia!

Letonia - Riga
Elegancia Art Nouveau en la mayor de las capitales bálticas

Letonia es un cruce de caminos entre Rusia y Europa del Norte, con bellas playas y majestuosos palacios.
Riga, su dinámica capital, posee un bello centro medieval rodeado de elegantes edificios Art Nouveau.

Estonia - Tallin
Naturaleza intacta, corazón medieval

Estonia es una joya de la naturaleza con idílicos lagos, playas e islas; castillos medievales dominan sus ciudades históricas.
Las orgullosas torres de Tallin se alzan frente a las costas del mar Báltico.

RUSIA
Espacios sin límites, tradiciones milenarias, una identidad única
Rusia es una multitud de pueblos, paisajes y culturas, unidos por una historia común.
El mayor país del mundo se debate entre tradición y modernidad, esa es la esencia del alma rusa.

SAN PETERSBURGO
Romance nórdico entre palacios y canales

Construida sobre el agua y el barro por el Zar Pedro el Grande, la Venecia del Norte cautiva al visitante.
Suntuosos palacios y elegantes puentes se reflejan en sus ríos y canales.

MOSCÚ
Una vibrante metrópolis, el corazón de Rusia

Vibrante, moderna, tendencia hasta el extremo, la capital rusa es un destino cultural de primer nivel.
En esta ciudad que nunca duerme se encuentran el célebre Bolshói y el grandioso Kremlin.

Solicitud de presupuesto

Formulario de solicitud de presupuesto


Si desea un presupuesto sobre el viaje " Circuito 15 dias por PAÍSES BÁLTICOS-SAN PETERSBURGO–MOSCÚ TODO INCLUIDO Verano 2019 " rellene el siguiente formulario y le informaremos en el mejor plazo posible.

Aprovecho la oportunidad, quiero apuntarme al boletín informativo.